Menú Principal
23 de noviembre de 2017

12.311 niños, niñas y adolescentes extranjeros ya regularizaron su situación migratoria en Chile
Etiquetas: , ,

A nivel nacional, esto representa un 40% de la meta que se planteó el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, para que todos los niños en nuestro país cuenten con igualdad de oportunidades y derechos.

De acuerdo al análisis del Ministerio de Educación (MINEDUC), a agosto de este año casi 30 mil niños, niñas y adolescentes migrantes insertos en el sistema escolar carecían de RUN. Esto representaba una desventaja objetiva con respecto a los estudiantes nacionales, pues no tenían acceso a importantes beneficios del sistema educativo chileno, como tarjeta nacional estudiantil, textos escolares, seguro escolar, alimentación, entre otros.

El Plan de Atención a Migrantes, de la División de Gobierno Interior (DGI), requería conocer y caracterizar la situación migratoria de niños y adolescentes en distintas etapas de escolaridad, para luego buscar caminos que destraben los nudos críticos que mantienen a parte de la población en situación migratoria irregular. Gracias a un convenio interministerial, la DGI pudo acceder al análisis del MINEDUC.

Se comenzó a coordinar el trabajo con los establecimientos educacionales públicos en las provincias con mayor número de población migrante. Las oficinas provinciales de extranjería a cargo de las respectivas gobernaciones, ya reforzadas con nuevo personal, metodología y tecnologías, comenzaron a prepararse para iniciar procesos masivos de regularización migratoria en escuelas y liceos.

El 26 de julio la Presidenta Bachelet anuncia la creación de la nueva visa gratuita para niños, niñas y adolescentes. La visa que existía antes (para estudiantes) requería acreditar matrícula, pero la nueva visa tiene como único requisito ser menor de 18 años, por lo que el procedimiento inmediatamente se simplificó.

Los servicios públicos colaboran con un fin común

La regularización migratoria de niños, niñas y adolescentes avanza a ritmo acelerado en distintas provincias de Chile, y esto ha requerido del trabajo mancomunado entre distintas instituciones. El paso a paso del procedimiento es así:

  1. El municipio convoca a los establecimientos educacionales y les comunica los requerimientos para la regularización de sus estudiantes. Luego, el establecimiento difunde entre estudiantes y apoderados esta información.
  2. Se reúne la documentación y se hace llegar a la institucionalidad pertinente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública: el Departamento de Extranjería y Migración en Santiago o las Oficinas Provinciales de Extranjería en otras provincias.
  3. Se otorgan las visas.
  4. Luego tiene lugar una Jornada de Estampado de Visas. A la misma asisten también funcionarios de la PDI y de Registro Civil, de manera que los niños, niñas y adolescentes además de su visa pueden solicitar el RUN (carnet de identidad).

Algunas cifras y resultados

A la fecha, producto de la realización masiva de gestiones y jornadas de este tipo, el Plan de Atención a Migrantes Chile te recibe ha regularizado la situación de más de 12 mil niños, niñas y adolescentes migrantes en todo el territorio nacional, un avance significativo en un periodo breve de tiempo.

21 gobernaciones se encuentran por sobre el 50% de la meta, 24 entre 31% y 49%, y 9 aún están por debajo del 30%. Un caso destacable es la provincia de Antofagasta, que con 1498 niños regularizados ya suma un 56% del total.

En Santiago se han realizado numerosos operativos de atención en el consulado del Perú, la embajada de Venezuela y se trabaja con otras delegaciones diplomáticas. Así también con una serie de municipalidades, entre las que se pueden destacar los recientemente realizados en Independencia y Estación Central, o las gestiones realizadas en Pedro Aguirre Cerda. En total se ha regularizado la situación de 6501 niños, niñas y adolescentes en la provincia de Santiago, lo que constituye un 42% de la meta.

Un país más inclusivo e igualitario

El proceso de regularización masivo de menores de edad no solo constituye un paso importante en la visibilización de estos niños y les permite acceder a programas como Me conecto para aprender. Además, al igualar las condiciones entre todos los estudiantes, se previenen dificultades de convivencia o posibles casos de discriminación entre pares.

También se facilita el cumplimiento de convenios internacionales suscritos por Chile, en los que el país se comprometía a respetar incondicionalmente los derechos de los niños. Por ejemplo, la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, ratificada por Chile, en su artículo 301 señala:

“Todas y todos los hijos e hijas de personas migrantes gozarán del derecho a acceder a la educación en condiciones de igualdad de trato con las y los nacionales del Estado. El acceso de hijas e hijos de personas migrantes, a la enseñanza preescolar o a las escuelas públicas no podrá denegarse ni limitarse a causa de la situación migratoria irregular del niño, niña o adolescente o de sus madres o padres”.